Se acerca el buen tiempo y los helados artesanales son una buena propuesta para el postre, por sí solos son una delicia que no necesita de ninguna excusa para disfrutarlos, y si sonn como el que hoy nos ocupa, cien por cien natural, mejor que mejor.

El de la fotografía es un helado de yogurt griego sobre un lecho de frutos rojos salteados con vino tinto dulce. Toda una delicia y contraste de sabores y texturas de la mano del Chef Jose Antonio Pintado, que une estos productos como yo tanto valoro, en su justa proporción. Ahora bien que con una copa de buen vino, mejor que mejor, o redundando algo mas, miel sobre hojuelas oiga!. Así que procedo con la recomendación de una armonía plato/vino o maridaje con un buen vino denominación de Origen La Mancha, esos vinos de color y sabor universal!

El yogur griego se distingue por su acidez, pero a la hora de helarlo el cocinero precisa de añadirle un azúcar que le aporte textura, la baja  temperatura hace que la sensación sea más ácida aún por lo que los frutos rojos se mantienen gracia a un culís resultante de saltearlos con vino Porto, dulce de licor que deja los frutillos casi intactos en cuestión de textura pero aporta el toque dulce y licoroso a la cuestión. Ahora bien, seguro que desde un vermú a un vino de castaña e incluso mistela de los elaborados tradicionalmente en cualquier bodega de Castilla La Mancha puede ser una buena opción, pero apuesto que un vino blanco naturalmente dulce elaborado a partir de la maravillosa Mostatel de grano menudo es la mejor opción. Servido en copa amplia tipo burdeos de cristal fino, a una temperatura cercana a los ocho grados centígrados, poco a poco, dejando afloren sus tan característicos aromas varietales que recuerdana fruta de hueso, floral y evitando se caliente el vino.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here