Two glasses of red wine and man playing acoustic guitar in the background

Qué sería del sentido de la vida sin aquellos pequeños placeres que hacen a uno mismo sentirse (nunca mejor dicho) vivo? Son esos casi imperceptibles detalles los que hacen el día a día más llevadero, como un abrazo reconfortante, una sonrisa inesperada, una buena conversación, el final perfecto para un libro que te encantó, sentir los primeros rayos de sol de la primavera, etc. En fin, cada cual busca y disfruta de sus pequeños placeres, según sus gustos.

Precisamente, este texto va dirigido a dos pequeños placeres, que por separado son estupendos, pero que juntos son extraordinarios: la música y el vino. Son los llamados maridajes sonoros. Y es que, más allá de la gastronomía, el vino encuentra en casi cualquier ámbito, un lugar muy interesante donde solo cabe el disfrute de aquellos que lo experimentan.

¿Qué son los maridajes sonoros?

A priori, es difícil comprender por qué dos conceptos tan opuestos pueden ser tan fascinantes. Por ello, descubrimos qué tiene de especial esta combinación, la cual se ha convertido en una tendencia social que no para de crecer. A grosso modo, el fin de los maridajes sonoros es elevar el placer inherente que provoca escuchar buena música (según los criterios individuales de cada uno), a la vez que se bebe una copa de vino. Todo ello, con el fin de encontrar la más perfecta simbiosis, que los complemente mutuamente.

Music for relaxQuizás parece un poco extraño, pero en definitiva, se trata de estimular positivamente nuestra percepción sensorial, con la finalidad de lograr la máxima satisfacción. Es más, la Universidad Heriott Watt de Edimburgo (Escocia) llevó a cabo un estudio en el que demostraron cómo la percepción del vino cambiaba según la música ambiental que utilizaba. Lo hicieron a través de  sesiones de cata en las que participaron expertos; en ellas, evaluaron el efecto de diversos factores como el tempo, el volumen, el timbre, etc., con diferentes vinos.

Cada música con su vino ideal

Tanto la música como el vino comparten una portentosa capacidad de hacer sentir, poniendo de manifiesto que aquello que se escucha influye directamente en lo que se siente y, por ende, en el propio sabor del vino que se está degustando. En concreto, aptitudes organolépticas del vino como acidez, astringencia, post-gusto, aromas, etc. se ven alteradas según el ambiente musical que haya en el entorno.

Es por ello, que aludiendo a los estudios e informes realizados (y un poco a la imaginación), encontramos los mejores maridajes sonoros según las características de cada uno.

Por ejemplo, para un vino de gran cuerpo y carácter, como puede ser un Cabernet Sauvignon, un potente rock realzaría su expresión.

Si es clásico, mejor un Tempranillo. Por el contrario, ritmos más aterciopelados, como el soul, blues o R&B, se disfrutan mucho más con la compañía de un Merlot.

El vino puede acompañar cualquier arte, incluida la música
El vino puede acompañar cualquier arte, incluida la música

Si la velada va de la mano de la música clásica, new age o slow dance, la amabilidad y equilibrio de un Syrah, así como la elegancia de un Chardonnay, lograrán conquistar el paladar. Una sinestesia que se eleva a la potencia si además ese Chardonnay lleva algo de paso por madera.

Un blanco Airén, sabe aún mejor con música pop

Si optamos por la frescura, acidez y toques gráciles de aromas tropicales de un buen Sauvignon Blanc

 un rosado tempranillo es perfecto para la música indie.

El placer acústico cuando (des)corcheas un vino junto a tu canción favorita

Más allá de saber combinar ritmos y vinos, siempre hay elementos infalibles que traspasan cualquier tipo de ciencia y moda. Por ejemplo, degustar y disfrutar como nunca tu vino favorito con esa canción que, por más que la repites, nunca te cansas de escucharla; encontrar en el  «¡pop!» de un descorche o en el «chinchín» de un brindis el sonido perfecto para evocar las mejores sensaciones; o, simplemente, hallar en el silencio la mejor armonía para recrearte con los sabores y aromas de tu vino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here