El pan no es un alimento por si solo, sino que es un ingrediente base para miles de recetas. Como por ejemplo, las migas manchegas, un delicioso manjar al alcance de cualquiera debido a su fácil elaboración.

Otro día hablaremos más del pan, pero hoy se le va a dar cabida al tema de su elaboración más Manchega, ¡las Migas del Pastor! Todos conocemos este plato tradicional que se remonta años atrás, cuando aquellos que practicaban la transhumancia decidieron elaborar este plato de fácil elaboración, pero de sabor difícilmente comparable.

Es uno de los platos más celebrados a la hora de la cocina tradicional: sencillo, barato, a la gran mayoría les gusta y no precisa de mucho. Solo es necesario tener localizada la hogaza de pan del día anterior, ‘reposada’ se le suele llamar.

Algunos piensan que las migas de pastor o migas manchegas son descendientes del cous-cous magrebí, pero adaptado a las costumbres Castellanas. Cabe decir que en cada región les añaden algún ingrediente que las diferencia de las demás, pero como ruleras o del pastor las conocemos en toda España.

Un sofrito con chorizo, panceta y carnes de cerdo, ajo morado y cómo no, pan duro salpicado de agua son, a muy grosso modo los ingredientes y la receta.

Migas manchegas o del pastor
Imagen: Pinterest

¿Quieres saber cómo se elaboran las deliciosas migas manchegas?

Ingredientes para hacer migas del pastor

  • Pan duro (400 o 500 g) en trocitos
  • Aceite de oliva
  • Pimiento choricero (1 unidad)
  • Chorizo en ristra (3 o 4 unidades)
  • Panceta de corte grueso (3 o 4 unidades)
  • Dientes de ajo (7 unidades)

Receta de migas del pastor

  • Extiende las migas sobre un paño grande de cocina remojándolas con agua y sal.
  • Distribuye uniformemente los trocitos con ayuda de una cuchara. Envuélvelas y déjalas reposar, cómo mínimo, dos horas; no te olvides de darle la vuelta de vez en cuando para distribuir la humedad.
  • En una sartén pequeña freímos los pimientos choriceros, la panceta y el chorizo (por ese orden). Déjalos reposar con un papel de cocina para absorver la grasa.
  • Machaca los pimientos con la ayuda de un mortero; corta en trocitos aún más pequeños el chorizo y la panceta.
  • Calienta una sartén con aceite y añádele un par de cucharaditas del utilizado con la carne y los pimientos.
  • Fríe los ajos y echa las migas removiéndolas constantemente para que no se quemen y obtengan un color dorado y una textura crujiente.
  • Cuando quede poco, echa el pimiento machacado, el chorizo y la panceta. Mézclalo bien.
  • Si lo prefieres, puedes añadirle unas uvas frescas para aportar sabor en tu plato.

El maridaje perfecto de las migas manchegas

El maridaje habitual es una bota de vino tinto tradicional. Pero no cabe duda de que un espumoso brut y unas uvas de guarnición son una genial combinación. Un tinto reserva, una buena idea; y, sin duda, un buen blanco airén muy frío también serviría a la perfección. La manera más segura de acertar es con calidad, y para eso los vinos de la Denominación de Origen La Mancha nunca fallan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here