El 10 de agosto, hace 500 años, un famoso aventurero decidió dar la vuelta al mundo, explorar sus rincones y, porqué no, abrir una nueva ruta comercial. Sin miedo, como tiempo atrás hizo Cristobal Colón, el explorador Fernando de Magallanes también quiso descubrir los parajes americanos; No dudo en embarcarse en la aventura de su vida.

Siguiendo los pasos del intrépido Magallanes, los vinos de La Mancha salieron tiempo atrás de la región para conocer mundo. Actualmente, los vinos de la Denominación más manchega están presentes en más de 100 países, de los cuales unos 8 se encuentran enmarcados en esta ruta.

La primera vuelta al mundo

La expedición de Magallanes comenzó en 1519, cuando sus naves desembarcaron por el curso del Guadalquivir desde Sevilla con el propósito de delimitar una ruta comercial con islas de occidente, entre el Atlántico y el Pacífico.

En un primer momento, la tripulación contaba con 239 hombres y 5 naves y la comitiva naval estuvo dirigida por La Trinidad, capitaneada por el mismo Magallanes. Destacar que el viaje estuvo financiado en su totalidad por la Corona española, en ese momento bajo el mando del monarca Carlos V.

Durante casi dos años, la expedición se centró en seguir las líneas de América del Sur pues hasta marzo de 1521 no llegaron a la asiática Filipinas. Poco después, el 27 de abril de ese año, Magallanes encontró a la muerte en la batalla de Mactán, en el que se tuvo que enfrentar, junto a sus hombres, a nativos filipinos.

Tras el suceso, Juan Sebastián Elcano tomó el control de la expedición y, desde Tidore, consiguió llegar a España con otros 18 marineros un año después.

¿Quién era Magallanes?

Fernando Magallanes, conocido también como Hernando de Magallanes, fue un militar y navegante portugués que perteneció a la Orden de Santiago. Dicen que por despecho al monarca portugués ofreció su ruta y servicios al emperador Carlos V, Rey de Castilla, adversario marinero de los lusos en los siglos anteriores.

La monarquía española le nombró adelantado, además de ostentar otros cargos. Gracias a su ruta, se descubrió un canal natural por el que los barcos podrían pasar y acortar los viajes en la mar- a día de hoy recibe el nombre de Estrecho de Magallanes.

Las exportaciones de la D.O por todo el mundo

Varios de los países por los que pasó Magallanes- y posteriormente Elcano- disfrutan en la actualidad de los vinos de la Denominación de Origen La Mancha. Buscan en ellos los sabores más “Quijoteros” y un acercamiento a la cultura manchega, que cada vez está más en auge fuera de la península.

Latinoamérica

Dos años de la expedición de Magallanes se centraron en la zona más al sur de América. La primera parada que realizaron estos marineros fue en Santa Luzia (Brasil). Allí, D.O La Mancha tiene un gran nivel de compra, alrededor de 285.845 botellas en 2018.

La ruta continúo por Argentina, donde se hicieron unas tres paradas: Río de la Plata, Puerto de San Julían y Cabo Vírgenes. En este país latino, la comercialización del vino es menor que en Brasil, no obstante, la calidad de los vinos manchegos siguen conquistando su sentido del gusto.

Asia

El 6 de marzo de 1521 la tripulación puso los pies por primera vez en Filipinas, pasando por distintos de sus paradisíacos lugares. Filipinas adquirió un total de 23.000 botellas en 2018, lo que supuso un incremento en relación con el año anterior.

En Indonesia, ya con Elcano al mando, hicieron dos paradas en el invierno de 1521: Tidore y Ambon. Cinco centurias más tarde, el país goza de una buena relación con los vinos manchegos.

El último lugar asiático en el que pasó la ruta de Magallanes fue Timor, isla perteneciente a Insulindia. El archipielago engloba los pueblos austrenesios. Entre ellos se encuentran, compartidos con la D.O La Mancha, los dos anteriores más Singapur y Malasia.

África

Una de las paradas en África de vuelta a España tuvo lugar en Sudáfrica. En mayo de 1522 arribaban en el Cabo de Buena Esperanza y dos meses después hacían escala en Cabo Verde. En ambos países la Denominación de Origen mantiene sus exportaciones a óptimo nivel.

Fueron muchos los contratiempos a los que estos 240 hombres tuvieron que hacer frente. No tenían los medios adecuados para tan largo viaje, ni siquiera eran conscientes de lo que les deparaban al final de la travesía. Y ahora, son los vinos de La Mancha los que traspasan esas fronteras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here