Cena familiar navidad

El puente de diciembre es solo el prólogo a un sinfín de comidas y cenas navideñas. Muchas serán familiares pero, de aquí a Año Nuevo, probablemente tengas que acudir también a alguna cena o comida de empresa.

Sugerencias DO La Mancha para tu cena

Lo que sí es seguro es que sobre la mesa habrá vino de la DO La Mancha. Podrás refrescarte con un espumoso en el aperitivo, deleitarte con los aromas de los jóvenes o, por qué no, maridar un buen pescado con los blancos tradicionales. Y para quienes prefieren carne, puede disfrutar con una copa del mejor tinto envejecido en barrica.

Pero si no quieres que tu cena de empresa se convierta en pesadilla, deberías tener en cuenta algunas cosas.

Bebe con moderación…

Si te gusta el buen yantar, tampoco es cuestión de no probar una sola gota de vino. De lo que se trata es de hacerlo con moderación. Más allá ser una cuestión de salud, evitará que quedes en evidencia -por decirlo de forma suave- en tu entorno laboral.

copas de vinoLos expertos recomiendan que el consumo de vino sea de entre una y tres copas de vino al día, según el metabolismo de cada persona. La cena de empresa, a la que suele seguir algún que otro alcohol destilado, no debería ser una excepción.

O te puede acabar ocurriendo lo siguiente

Beber copas sin control, antes y durante la cena, te puede llevar a una serie de situaciones incómodas y evitables. Para que sigas la recomendación de consumo responsable, ponemos algunos ejemplos habituales. Todos coinciden en algo: nadie quiere que le ocurran.

Sí, corres el riesgo de convertirte en el #TrendingTopic de tu trabajo para una larga temporada.

Venirse arriba hablando de todo

Da igual que sea política o fútbol: no es necesario que todo el mundo conozca la pasión con la que vives ciertas cosas. Sobre todo, en temas que pueden generar confrontación innecesaria si está alentada por un consumo excesivo de alcohol.

Y tres cuartas partes de lo mismo para las cuestiones más personales. Está bien intimar con los compañeros más cercanos, pero quizá no sea tan buena idea propagarlo. Corres el riesgo de convertirte en el pesado de la noche para muchos.

Noooo! la cena no es ‘OT’ ni ‘El Club de la Comedia’

Mantén la compostura. No es necesario que los compañeros conozcan tus escasas dotes para el canto. Más aún si no hay karaoke ni se le espera. Y apunta lo mismo para tus bailes más excéntricos.

Por otro lado, bromear en un ambiente distendido con quienes solo ves en el trabajo puede estar bien. Lo que quizá no sea tan positivo es disparar una ráfaga de chistes sin mucho fuste mientras todos te miran. Resultado: risas falsas y miradas incómodas. También las de tu jefe.

Cuidado con el teléfono escacharrado

Si vas a hablar sobre temas relacionados con tu empresa, ten cuidado. Da igual que sea para bromear que para criticar al jefe. Puede que, simplemente, tu interlocutor tenga mande más de lo que piensas. O que te escuche alguien que sí lo haga. Por ejemplo, puedes despistarte y que el superior al que estás criticando esté… Justo detrás.

El clima de confianza que puede crear un consumo excesivo de alcohol también puede llevar a pensar que tu superior es tu amigo. Y así, acabar pidiendo un aumento. No, no es el momento.

Al final, en las empresas todo se difunde y sabe, muchas veces tergiversando el mensaje original (el famoso ‘teléfono escacharrado’).

Ojo a tu imagen como profesional

Que no estés en tu lugar de trabajo no quita que la cena deje de ser un entorno profesional. Así que cuida tu imagen. Intenta no destacar en la estética. Ni por formal ni por todo lo contrario. Y una vez lleves el look perfecto, evita que el desmadre lo arruine.

Sobre todo, cuidado con los fotos y vídeos. No te conviertas en el pesado que inmortaliza todo. Ni tampoco, por supuesto, te conviertas en el objetivo de las cámaras. Hay un truco sencillo: no dar la nota. Las nuevas tecnologías pueden convertirte en el hazmerreír de la empresa en solo unos minutos.

Pero, ante todo, no te vayas el último

Seguramente este punto recopile todos los anteriores. Como todos ellos, es fácil de evitar con un consumo moderado. Así que recuerda: disfrutar con control va a ser lo mejor para tu vida en la empresa (y las de tus compañeros, claro), por lo que no es necesario ganarse el membrete de ‘cierrabares’.

Queridos winelovers, solo queda disfrutar de estos días tan especiales acompañados de familia y amigos. Que tengáis unas felices fiestas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here