Las cremas son un plato delicioso y muy ligero, ideales para cuidar la línea. Frías como calientes están presentes en nuestra dieta; su versatilidad hacen que sean una buena opción en cualquier época del año y a cualquier hora del día.

En apariencia sencilla, las cremas pueden hacerse con casi todos los productos de la huerta. La receta del Chef Jose Antonio Pintado, por ejemplo, tiene como protagonista la calabaza. Está elaborada a partir de una caldo vegetal y calabaza en el punto justo de madures, una vieira limpia y pasada por la plancha, lámina de trufa de verano, pipas de girasol y reducción de vermú. Al conjunto le arrimas un buen vino Denominación de Origen La Mancha y solo queda clamar ¡chapó!.

Marchando un vino joven

Las texturas tan suaves que predominan en el plato, acentuado por el aroma de la crema de calabaza con el deje de la vieira a la parrilla y el toque del vermú tan característico me invitan a recomendar un vino blanco joven.

Elaborado con una variedad de uva fragante y fresca, apuesto por la Sauvignon Blanc. Esta variedad de uva  es originaria del Valle del Loira (Francia), y su nombre nace de la unión de sauvage (salvaje) y vignon (viña). Los racimos son cilíndricos de tamaño mediano, con uvas de color amarillo pajizo, de piel suave. Su zumo es muy aromático.

Curiosamente, la Sauvignong Blanco se adapta a los climas fríos y secos. Sus vinos son secos, de elevada acidez, con aromas de hierba recién cortada. Suele utilizarse para vinos de crianza y jóvenes. Su brotación es temprana y resistente a los fríos.

¿Cómo debo servirlo?

Serviría el vino idealmente en una copa tipo chianti, de cristal fino, a una temperatura cercana a los seis grados centígrados y nunca más de un cuarto de la capacidad de la copa, para evitar que el vino se caliente demasiado mientras se consume.

El servicio del vino es de suma importancia; No se suele tener en cuenta. Las copas servidas generosamente privan del consumo a temperatura ideal, lo que provoca que los últimos sorbos de vino sean poco agradables y achica la gracia del espléndido escanciador.

Otras cremas acompañadas de vino blanco

El recetario de cremas es inmenso. Incluso dos cocineros pueden hacer dos versiones de la misma receta, haciendo de ella algo más personal. Lo bueno que tienen en común es que la mayoría de cremas maridan con un buen vino blanco. Así, por ejemplo, una crema de calabacín o de judías y guisantes son su gran aliado.

copa burdeos con blanco de La Mancha

Apostemos más por la ligereza y la exquisitez de las cremas. ¿Por qué no aprovechar las hortalizas de temporada? Comer es disfrutar, y más si se acompaña de un bueno vino de La Mancha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here