Visitamos la hospedería Palacio Buenavista en Belmonte, rincón emblemático de La Mancha conquense.

Un equilibrio perfecto entre modernidad y tradición define a la Hospedería Palacio Buenavista de Belmonte. Construido en el siglo XVI, sirvió durante décadas como casa consistorial antes de ser donado a la Guardia Civil para su uso como cuartel. Goza de una típica construcción manchega con un patio porticado soportado por numerosas columnas de piedra. Se trata de un emblemático edificio de la arquitectura belmonteña que fue restaurado para, a día de hoy, poder alojar a todo el que lo desee en alguna de sus 36 habitaciones.

Lugar de encuentro para todos los públicos

El Palacio de Buenavista dispone de alojamiento para unas 75 personas, que pueden disfrutar también de su cafetería, relajarse comiendo en su restaurante, o incluso aprovechar esos agradables atardeceres en la terraza de verano. Con habitaciones dobles, triples, cuádruples e incluso cuatro suites (una de ellas con jacuzzi),  la Hospedería puede ofrecer no solo relax y comodidad, sino unas vistas que difícilmente se podrían disfrutar en un lugar que no sea Belmonte.


 

“La Hospedería responde a un concepto de alojamiento en consonancia con la historia que irradia Belmonte”

Parejas, familias, grupos de amigos, personas de la tercera edad… el perfil de los clientes que frecuentan la Hospedería es muy variopinto, casi tanto como las intenciones de los visitantes: se puede optar por un descanso familiar en busca de la desconexión o por el contrario explorar y descubrir los rincones de Belmonte, localidad manchega con un encanto único.

Estos rincones más conocidos son algunos como el Castillo (el cual goza de ser Patrimonio Histórico de España), construido en el S. XV y de un largo valor patrimonial o La Colegiata, que fue construida sobre una anterior iglesia visigótica y de la que se pueden tener vistas desde alguna de las habitaciones del Palacio Buenavista.

Un trato adaptado a los nuevos tiempos

Un trato agradable y cálido es imprescindible para que un cliente se sienta como en casa, y de eso saben bastante en la Hospedería, haciéndole saber al cliente que puede disponer de todo lo que necesite. Tanto es así que “el Palacio Buenavista ofrece un desayuno buffet, ahora servido en mesa por los protocolos de seguridad e higiene necesarios por la pandemia del COVID-19” nos aseguraba María Carranza, gerente de la hospedería. Asimismo, “se le ofrece al cliente todo tipo de información turística de la zona para que pueda disfrutar de una estancia completa”.

“Sus vistas al castillo son su mejor seña de identidad”

Este turismo de interior, de cercanía, tendrá que ser el que reine (al menos por el momento) entre los aficionados a viajar con asiduidad.

Esta es la situación por la que atraviesa el turismo en tiempos de Coronavirus, situación de la que pueden salir beneficiados los establecimientos hoteleros de las regiones del interior de la Península. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here