El Quijote, el gran embajador de los vinos de La Mancha en el mundo

Cada lugar tiene su propia magia; su propio encanto. Cada lugar cuenta con algo que lo hace especial. En la zona de La Mancha, lugar de vides desde tiempos (casi) inmemoriales, los sabores y aromas de sus vinos han acompañado a todas las personas que un día vivieron o por allí pasaron. Una de ellas fue el célebre novelista Miguel de Cervantes Saavedra. Ferviente enamorado de su tierra y sus vinos, plasmó sus bondades a través de su obra cumbre: El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha.

Publicado en 1605, además de haber logrado ser el libro más traducido de la literatura española, se ha convertido en el gran embajador de los vinos de La Mancha. Y es que, nada como leer la disparatada, perspicaz y original aventura para descubrir el motivo por el que La Mancha es un lugar único que sorprende por su historia, cultura, arquitectura, gastronomía y, por supuesto, por la marcada personalidad de sus vinos.

El Quijote, el mejor escaparate de la cultura vinícola de La Mancha

Cervanvino, uno de los eventos con el que los vinos de La Mancha homenajean El Quijote

Si hay un genio que llevó las tierras de La Mancha por todos los rincones del mundo, sin duda, fue Miguel de Cervantes Saavedra.  Un prodigio de las letras, cuya novela El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha, impresionó por sí sola encumbrándose como una obra inmortal. Entre sus páginas, es difícil no percibir su gran inclinación por el vino y así lo acreditan las incontables referencias que se reflejan a lo largo de esta aventura.

La Mancha fue la mejor «musa» de cervantes para crear una disparatada aventura repleta de molinos transformados en gigantes, amores imposibles, deliciosa gastronomía y vinos inimitables

Aunque no podemos asegurar qué pasaba por la cabeza de este escritor del siglo XVII, sí  podemos garantizar que Cervantes no llegó a imaginar el alcance de su obra, convirtiéndola en el mejor escaparate de la cultura vinícola manchega. De hecho, reflejó su pasión por el vino a través de Sancho, el fiel y sensato amigo de don Quijote. Y es que, plasmó tan detalladamente sus facultades para reconocer los aromas y sabores de los vinos, que hoy en día lo describiríamos como un verdadero sumiller.

El particular homenaje de la Denominación de Origen La Mancha, a través de su imagen corporativa

Edificio Vinos del Quijote, en homenaje a Don Quijote de La Mancha
Edificio ‘Vinos del Quijote’, uno de los particulares homenajes de la Denominación de Origen La Mancha

No es un secreto que, a menudo, Cervantes disfrutara de su pasión por los buenos vinos con un claro favoritismo hacia los blancos y tintos, que llamaba de «Ciudad Real»; curiosamente, se refería a los que se cultivaban y elaboraban en las tierras que hoy engloban a la Denominación de Origen La Mancha. Efectivamente, tal fue esa predilección hacia los vinos de esta zona manchega, que los bautizó con una palabra que describe la reacción del paladar a sus maravillosas aptitudes, aunque puede llevar a la polémica por su franqueza gramaticalmente malsonante: «hideputa».

En otras obras de Cervantes, como «El coloquio de los perros» y «La gran sultana», también ensalza los vinos de La Mancha

En definitiva, gracias a la obra de Cervantes, la cultura del vino de La Mancha nunca estuvo tan al alcance de tantísimas personas de todo el mundo. Y, como no podría ser de otra manera, los vinos de la Denominación de Origen La Mancha homenajean la genialidad de su mejor embajador, a través de su mayor emblema, su logotipo, así como con numerosos eventos, como ferias y concursos. También, cada vino de La Mancha garantiza su trazabilidad y calidad, plasmando la imagen de su personaje más universal, don Quijote de La Mancha, en sus etiquetas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here