Vinos envejecidos en barrica DO La Mancha

Creatividad y originalidad son dos palabras que describen la naturaleza de los vinos con Denominación de Origen La Mancha. Porque, desde esta tierra marcada desde tiempos inmemoriales por el vino y su cultura, saben de sobra el significado e importancia de descorchar una botella de vino y disfrutar de la grata compañía de seres queridos o, incluso, de uno mismo. Con el objetivo de hacer perfecta cada ocasión, nacen los vinos envejecidos en barrica.

Fácilmente reconocibles por su tirilla de color azul. Desde luego, una opción magnífica para saborear la intrépida juventud de los vinos jóvenes. Todo ello, sin perder de vista la característica serenidad y placidez de los vinos Crianza.

Los vinos envejecidos en barrica, un éxito que no para de crecer

Barricas de una de las bodegas de La Mancha

En pocas palabras, un vino envejecido en barrica es un vino elaborado como un joven o tradicional, pero que ha pasado por una ligera crianza en barricas de roble de al menos 60 días. Un breve letargo que no hace desaparecer los matices más atractivos de los vinos jóvenes, pero consigue evolucionar hacia una mayor redondez y complejidad propia de los vinos Crianza.

Cuanto mayor sea el envejecimiento en barrica, más se asemejarán a los vinos Crianza

Unas bondades que han derivado en que muchas bodegas de La Mancha se decanten por elaborar este tipo de vinos, los cuales no han parado de ganar fama gracias a su gran personalidad y facilidad de beber. Además, no solo las variedades tintas han encontrado un hueco en este tipo de vinos, sino que los amantes del vino blanco también encontrarán sorprendentes y estupendas referencias de vinos envejecidos en barrica; utilizando variedades como la Chardonnay.

¿Cómo reconocerlos según su color, aromas y sabores?Contraetiqueta vinos envejecidos en barrica DO La Mancha

  • Blancos envejecidos: Presentan un color amarillo, con matices más dorados que los vinos jóvenes. En nariz, siguen permaneciendo las notas afrutadas de su juventud, complementadas por sutiles toques a tostados y avainillados. En boca, son muy apreciables las notas de roble, sin perder su característica frutosidad; su final, es largo.
  • Tintos envejecidos: De colores semejantes a rojos granates o rubíes, desprenden aromas nobles y afrutados; entrelazados también, con notas avainilladas procedentes de su paso por madera. En el paladar deja agradables sensaciones, equilibrio y persistencia.

Vinos envejecidos y sus maridajes ideales

Ensalada de atún rojo para maridar con un blanco envejecido de La Mancha
Ensalada de atún rojo para maridar con un blanco envejecido de La Mancha

Otro de los secretos del éxito de los vinos envejecidos en barrica es su versatilidad para encontrar maridajes ideales. De hecho, además de ser fáciles de beber (invita a tomar una y otra copa), encuentra su lugar en cualquier momento de consumo. Ya sea como aperitivo, como acompañante de una comida contundente e, incluso, maridándolo con un buen libro o película, este tipo de vino hace especial cualquier ocasión.

Sin embargo, te invitamos a no perder la oportunidad de acompañar estos vinos con carnes blancas (solas o con salsas), pescados estructurados como el atún rojo, embutidos y quesos con curación. No olvides servirlos a una temperatura de 10º a 12º C, los blancos, y entre 13º y 15º, los tintos.

No cabe duda, que experimentar tu pasión o curiosidad por el vino con los de la Denominación de Origen La Mancha, dejará tus expectativas más que complacidas. Por supuesto, haciéndolo siempre con moderación para disfrutar de los verdaderos encantos que te ofrece el mundo del vino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here