Atardecer y vino de La Mancha, dos propuestas para disfrutar

Una perfecta armonía entre pasado y presente es parte de la grandeza de La Mancha. Ubicada en pleno corazón de la península ibérica, recorrer sus calles, naturaleza y rincones es descubrir una tierra sorprendentemente rica, más allá del dinero. Y es que, La Mancha ofrece hasta el plan más original para el viajero más exigente.

Es su ingente patrimonio histórico y cultural, sus impresionantes maravillas naturales, su deliciosa y singular gastronomía, así como sus magníficos vinos, algunas de las casi innumerables virtudes que logran posicionar a La Mancha como el destino ideal para conocer, al menos, una vez en la vida.

Destapa La Mancha; descorcha su encanto

La comarca de La Mancha comprende casi dos centenares de municipios, por lo que sería imposible enumerar en este artículo sus abundantes y variopintos encantos. Sin embargo, describimos algunos de ellos, para reseñar por qué la mancha llena de gratas sorpresas a quienes la visitan.

Paraísos naturales

Tablas de Daimiel, un tesoro natural para descubrir viajando a La Mancha
Tablas de Daimiel, un tesoro natural para descubrir viajando a La Mancha

Mucho antes de la llegada del ser humano, La Mancha ya era un lugar fascinante. Y es que es célebre por formar una gran llanura de más de 30.000km², cuyo fin desaparece a la vista en el horizonte. Además, también cuenta con sus propias elevaciones naturales y, a pesar de estar embebida en el centro de una meseta, posee depósitos naturales de agua, perfectamente mimetizados con la naturaleza.

La región de Castilla-La Mancha posee cerca de 500 humedales; 30 de ellos, protegidos en forma de reserva natural, parque nacional, microrreserva, monumento natural o parque natural

Por ejemplo, el parque natural de las Lagunas de Ruidera, un espacio protegido que se alza como uno de los más importantes humedales del país. Sin duda, un lugar para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor que, además, cuenta con zonas habilitadas para el baño.  Otra de las sorpresas naturales que ofrece La Mancha es el parque nacional de las Tablas de Daimiel. Se trata de un humedal manchego, considerado Reserva de la Biosfera, que se alza como uno de los ecosistemas más valiosos del mundo en el que aseguran la supervivencia de multitud de especies.

Patrimonio rebosante de historia y cultura

Anochecer en La Mancha, un espectáculo visual digno de contemplar

Si hay algo que describe la riqueza de La Mancha es su vasta historia. Desde que se tienen datos, se puede afirmar que ya en el siglo IV a.C. las culturas íberas o celtíberas ya encontraron en La Mancha un lugar donde crear hogar. Posteriormente, romanos, visigodos, judíos, árabes, cristianos, etc. hicieron lo propio, dejando en su terreno un legado histórico, cultural y arquitectónico extraordinario.

La Mancha también ofrece la ruta del Quijote, para conocer los lugares que inspiraron la famosa novela de cervantes

Uno de sus emblemas, sus molinos de viento, pueden contemplarse en localidades como Campo de Criptana, Alcázar de San Juan y Consuegra; estos últimos conviviendo, curiosamente, con un majestuoso castillo. Asimismo, otros castillos como el de Belmonte, de origen renacentista, embellecen el paisaje manchego, al igual que otras bellezas arquitectónicas como la Plaza Mayor de Almagro.

Gastroturismo y enoturismo, para disfrutar a sorbos y bocados

Migas con panceta, un plato típico de la gastronomía de La Mancha
Migas con panceta, un plato típico de la gastronomía de La Mancha

Con una historia tan extensa y diversa, en La Mancha no podría faltar uno de sus grandes atractivos: su gastronomía y maridajes ideales con vinos de La Mancha. Y es que los amantes del buen comer y buen beber, no pueden perderse las maravillas culinarias con las que cuentan. Todas ellas, elaboradas con ingredientes de primerísima calidad, perfectos para acompañar con vinos de similares aptitudes, como los de la Denominación de Origen La Mancha.

Sus gentes, sus ciudades y pueblos, sus paisajes y su gastronomía están para vivirlas y para disfrutarlas

Sus bares y restaurantes elaboran platos en los que entran en juego las mejores combinaciones de carnes, lácteos, verduras, legumbres, dulces, etc. Una cocina tradicional y, a su vez, vanguardista que encuentra en los vinos de La Mancha sus compañeros ideales. Por cierto, muchas bodegas, museos, localidades, hostelería y hotelería ofrecen experiencias de enoturismo muy especiales y gratas.

Es el respeto por su historia y tradiciones, así como un constante impulso por innovar y adaptarse a los nuevos tiempos, hacen de La Mancha un destino necesario de descubrir e imposible de olvidar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here