Fase olfativa de vino tinto tradicional DO La Mancha

«Tradición» es una palabra que está estrechamente vinculada a la esencia e historia de los vinos con Denominación de Origen La Mancha. Y es, justamente, el valor y lo excepcional de la tradición el motivo por el que nace una de las siete categorías de vino en las que se divide los vinos de esta zona vitivinícola: son los vinos tradicionales de La Mancha.

Es la contraetiqueta de color amarillo, bautizada como «Tradicional» la que hace referencia, no solo a los minuciosos procesos de calidad a los que se ha sometido el vino, sino a su método de elaboración. Un proceso en el que las grandes virtudes de antaño convergen con los últimos avances tecnológicos, logrando un punto intermedio entre los vinos jóvenes y los vinos con crianza.

¿Qué son los vinos tradicionales?

Vinos tradicionales DO La Mancha

En la Denominación de Origen La Mancha no podía faltar un lugar privilegiado para vinos cuya degustación es todo un placer. Son los vinos tradicionales los que expresan la más rica historia y sabiduría manchega, fusionada con la más alta tecnología. Vinos que no pueden considerarse jóvenes, pero tampoco crianzas; su singularidad va más allá.

Grosso modo, los tradicionales podrían compararse a los vinos crianza. Sin embargo, su conservación se lleva a cabo en depósitos o tinajas, en vez de en barricas de roble

Contraetiqueta vinos tradicionales

Además, a la hora de elaborarlos dan «mucho juego» a sus enólogos, ya que pueden utilizarse vinos de la campaña actual o añadas anteriores. Un hecho que permite crear vinos con mucha personalidad, aunque su proceso de elaboración debe regirse por ciertas normas que aluden a los procesos más clásicos de vinificación, siguiendo pautas muy estrictas que permiten sacar el mayor potencial organoléptico de cada vino.

¿Cuáles son los maridajes ideales, según su tipo?

Chipirones con morcilla y espárragos, como maridaje de vinos tradicionales DO La Mancha
Chipirones con morcilla y espárragos, como maridaje de vinos tradicionales DO La Mancha

Una de las grandes virtudes de la Denominación de Origen La Mancha es la gran variedad de vinos para escoger y encontrar el que más se adapte a los gustos de cada persona. Entre sus tradicionales, podemos encontrar vinos blancos, tintos y rosados. Por ello, hacemos una pequeña guía de sus mejores maridajes y la temperatura ideal para servirlos, según cada elección.

Maridajes de blancos tradicionales

Al igual que los blancos jóvenes, los blancos tradicionales encuentran en los mariscos, pescados y encurtidos, la compañía perfecta para disfrutar de todo el potencial del vino. Incluso, cualquier plato o producto, cuyos sabores sean suaves se convierten en buenos maridajes. Si, por ejemplo, el vino tradicional es dulce, nada mejor que acompañarlo con un buen postre; es más, puede convertirse en un postre en sí mismo.

  • Temperatura de servicio: 7º a 9ºC

Maridajes de tintos tradicionales

Si vamos a disfrutar de un buen tinto tradicional de la Denominación de Origen La Mancha, lo mejor es optar por platos con sabores más contundentes como carnes, setas, huevos, quesos semicurados o curados. Además, si sientes predilección por el pescado, no dudes en descubrir la excelente armonía de sabores que ofrecen pescados como el salmón, la trucha o el atún.

  • Temperatura de servicio: 10º a 13ºC

Maridajes de rosados tradicionales

Aunque existe la creencia de que los rosados, sean de la clase que sean, son difíciles de maridar, lo cierto es que existen un sinfín de platos que entrelazan de maravilla sus sabores en el paladar. Por ejemplo, la pasta, platos elaborados con arroz, carnes blancas, pescados ahumados. No dudes en degustarlos con pizzas.

  • Temperatura de servicio: 7º a 9ºC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here