Espumoso de calidad con sello DO La Mancha

Absolutamente todos los lectores que están leyendo este artículo tienen grabado en su imaginario el típico y perfecto «¡POP!» al descorchar una botella de espumoso. Sin duda, un acto que nuestra memoria asocia con la felicidad, la celebración, las risas… en fin, gratos recuerdos que evoca un solo gesto de descorche. Como no podría ser de otra manera, en el amplio abanico que ofrecen los vinos con Denominación de Origen La Mancha, también se encuentran los vinos espumosos.

Fácilmente reconocible por su contraetiqueta de color amarillo vivo (que no amarillo mostaza, como los Gran Reserva), ha entrado con fuerza en la oferta vinícola de esta Denominación de Origen. Y es que, entre sus mares de vides, se cultivan las variedades idóneas para elaborar este burbujeante vino. Y, por supuesto, las bodegas han sabido cómo perfeccionar los procesos para su elaboración, como el método tradicional champenoise.

Características de los vinos espumosos de La Mancha

gyropalette de espumosos en bodega de La Mancha

La Denominación de Origen La Mancha es conocida por la gran calidad de sus tintos, blancos y rosados. Sin embargo, muchos desconocen los excelentes sabores que poseen sus espumosos. En los últimos años, las bodegas manchegas han optado por elaborar un gran abanico de variedades con el objetivo de satisfacer los diversificados gustos de los consumidores. Entre ellos, han introducido espumosos en su gran oferta; vinos que no dejan indiferente a nadie.

las variedades más utilizadas para elaborar los espumosos D.O. La Mancha son Airén, Chardonnay y macabeo

En pocas palabras, los vinos espumosos están caracterizados por una segunda fermentación en la propia botella; es justamente ahí donde se produce la aparición del gas carbónico endógeno (generado de forma natural), el cual definirá en los aromas y sabores del vino.

¿Cómo identificar un espumoso de La Mancha?

Contraetiqueta vino espumoso de La Mancha

Hablar de un espumoso de La Mancha es un seguro de calidad. Y es, precisamente, esa calidad la que podemos aprender a apreciar, junto con sus características singulares. La vista es el primero de los sentidos que debemos poner en marcha. Un vino espumoso de calidad debe poseer una burbuja fina, la cual forme un rosario (sucesión vertical de burbujas), así como una corona (burbujas que rodeen los bordes inferiores de la copa) persistentes.

Asimismo, en nariz, los vinos de La Mancha están caracterizados por sus aromas frescos y frutales, con sutiles recuerdos de levadura que se asemejan a los aromas a panadería, frutos secos y confitería. Además, en boca dejan una grata sensación de cremosidad, sin ser demasiado cargante.

Maridajes ideales

Postre de chocolate blanco con frutos rojos y helado, perfecto para maridar espumosos de La Mancha
Postre de chocolate blanco con frutos rojos y helado, perfecto para maridar espumosos de La Mancha

En La Mancha tienen buen aprendido aquello de «para gustos, los colores». Y es que su amplia familia de vinos encuentra en los espumosos, no solo la posibilidad de encontrarlos blancos o rosados, sino poder escoger desde los  que menos cantidad de azúcar contienen, los Brut Nature, hasta los más dulces. Cuentan con hasta 6 tipos diferentes.

Es por ello, que el consumidor encuentra su vino ideal, sin necesidad de perder el tiempo buscando el que más se adapte a sus exigencias. Además, también puede encontrar sus maridajes ideales con un sinfín de comidas, como postres dulces, frutas, aperitivos, arroces, mariscos, quesos frescos y pescados. Por supuesto, es fundamental servirlo a unas temperaturas muy frías (entre los 5º y los 7ºC) para disfrutar de sus estupendas cualidades y evitar la dispersión de su gas carbónico.

¡Salud!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here