¿Quién no recuerda la letra de esta canción popular manchega?: «Dicen que La Mancha es fea porque no tiene faroles, pero tiene unas mocitas que roban los corazones…». Dejando a un lado que, tanto las mocitas manchegas, como los mocitos manchegos, roban los corazones de todos, la canción poco (o nada) tiene que ver con la realidad.

Vaya, vaya…en La Mancha no hay playa

La comarca de La Mancha tiene tantos y tan variopintos encantos, que la sorpresa se ve plasmada en los rostros de aquellas personas que la visitan. Es cierto que no tenemos playa, pero ¿para qué las necesitamos teniendo maravillas naturales como las Lagunas de Ruidera, las Tablas de Daimiel y la Reserva Natural Laguna de Peñahueca, entre otras?

Las Tablas de Daimiel, uno de los tesoros naturales de La Mancha
Las Tablas de Daimiel, uno de los tesoros naturales de La Mancha

También es cierto que La Mancha se caracteriza por sus kilómetros y kilómetros de llanura. Más concretamente, 30.000 km Aunque también hay algunas elevaciones naturales del terreno.

Esta perfecta llanura embebida en pleno corazón la península, ofrece un paisaje tan único como espectacular

Y es que disfrutar de un atardecer en La Mancha, mientras contemplas campos repletos de vides, olivos, cereales,… no tiene precio.

llanto de la vid
El llanto de la vid se produce en los meses de marzo y abril

Además, la experiencia puede ser aún más bonita (si cabe) cuando llega la primavera. El renacimiento de la vid con sus lloros, el verdor de la vegetación manchega, el florecimiento de los pistacheros y el rojo intenso de las amapolas poseen un encanto tan especial, que solo lo encontrarás en estas tierras.

La Mancha, rebosante de historia y cultura

La Mancha, comarca por excelencia de El Quijote
La Mancha, comarca por excelencia de El Quijote

Los amantes de la historia tropezarán en La Mancha con un lugar colmado de historia y, por ende, de cultura. Ella, La Mancha, siempre ha estado ahí y ya desde el Neolítico los humanos supieron apreciar las actitudes y aptitudes que esta tierra desprendía. Un legado que ha quedado grabado a fuego en cada uno de los rincones que la componen.

Si enumeráramos el patrimonio histórico que alberga La Mancha, llenaríamos numerosos estantes de libros. Siempre puedes encontrar tu escapada ideal, dependiendo de tus preferencias. Visitar la riqueza patrimonial de ciudades como Toledo, Almagro, Cuenca, Belmonte…te concederán un inolvidable viaje al pasado que deslumbra por sí solo.

en la mancha encontrarás muchos tipos de turismo, como el enológico, ecológico, gastronómico y literario

También, puedes pisar los lugares que un día concedieron las aventuras más descabelladas del ingenioso hidalgo, Don Quijote de La Mancha. El personaje literario más universal dejó huella en localidades como Argamasilla de Alba, Puerto Lápice, Campo de Criptana, El Toboso y Consuegra. Incluso puedes rememorar sus pasos con la Ruta del Quijote.

Con la llegada del buen tiempo, apetece también viajar a la naturaleza. Visitar los vestigios de lo que un día fueron importantes núcleos de población, desde la Edad de Bronce en adelante. Entre ellos, el Parque Arqueológico de Alarcos y el de Segóbriga. También, lo más pretérito de nuestra civilización cuenta con recuerdos palpables en La Mancha con su arte rupestre. Museos y castillos completan la oferta cultural de estas maravillosas tierras.

Gastronomía y buen vino

Migas manchegas o migas del pastor, una deliciosa receta típica de La Mancha
Migas manchegas o migas del pastor, una deliciosa receta típica de La Mancha

Cuando pisas unas tierras tan rebosantes de cultura e historia, la buena gastronomía está más que asegurada. La tradición culinaria de La Mancha se caracteriza por servirse de productos típicos de sus tierras; productos de origen humilde, pero con sabores que rozan el cielo.

Si viajas a cualquier lugar de La Mancha, no olvides degustar sus platos más representativos. Cada zona cuenta con una gran variedad de gastronomía, aunque cabe destacar el pisto manchego, atascaburras, migas y las gachas manchegas. También son famosos su sinfín de dulces, como las flores manchegas, los mazapanes toledanos  y las tortas de Alcázar.

Cuando llega el momento de maridar, es el turno de los vinos de la D.O. La Mancha

Tinto de la DO La Mancha

Con productos tan espléndidos como las carnes de caza, el cordero, el queso, el azafrán, el AOVE y las frutas y verduras, es capital acompañar tus banquetes con vinos a la altura. Tal y como su gastronomía, el cultivo de la vid se remonta a un pasado muy lejano que nace en la Época Romana.

Como de la tradición emana la sabiduría, los vinos con Denominación de Origen La Mancha son la viva estampa del buen hacer. Entre blancos, tintos, rosados, espumosos y dulces existen un abanico de variedades que suplen las necesidades de cada paladar; por supuesto, también los más exigentes. Son vinos colmados de aromas y sabores excepcionales, pero también de experiencias, cultura y tradición.

Que no te lo cuenten, vive La Mancha

Atardecer en La Mancha

Si has llegado hasta aquí, habrás descubierto tan solo la punta del iceberg que puede proporcionarte La Mancha. Sus gentes, sus ciudades y pueblos, sus paisajes y su gastronomía están para vivirlas y para disfrutarlas. Aprovecha esta primavera para sentir la esencia de estas tierras y que nunca puedan decirte que La Mancha es fea. Y mucho menos, en primavera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here