fachada del ayuntamiento de Villarrobledo

Vistamos Villarrobledo localidad dentro de la Ruta del vino de La Mancha para conocer sus tradiciones.

La belleza de los pueblos de La Mancha es única. Sus calles, sus monumentos, sus gentes y sus campos hacen de ella una tierra que enamora y que consigue conquistar al viajero, inspirando tanto artistas como escritores. Y es que, quien visita esta región, siempre acaba volviendo.

Villarrobledo y su historia

Situado al noroeste de la provincia de Albacete se encuentra Villarrobledo con 27.000 habitantes. Aunque su origen data del 1292, en su término municipal se han encontrado vestigios del paleolítico y otras épocas anteriores a la edad Media.

Importancia al final de la Edad Media

Villarrobledo tiene siglos y siglos de historia. Grandes personajes históricos han paseado por sus calles y plazas. Es más, hubo un tiempo en que la villa perteneció a Don Juan Pacheco, marqués de Villena, aunque no fue hasta 1476 que los Reyes Católicos concedieron el título de Villa al municipio. Otro de los personajes más emblemáticos del pueblo es Diego Morcillo Rubio de Auñón, religioso trinitario (Obispo de la Paz, Arzobispo de la Plata y Lima y Virrey del Perú en dos ocasiones) que nació en las entrañas de Villarrobledo en 1642, etapa dorada del pueblo. Del mismo siglo son la mayoría de casas señoriales actualmente siguen en pie, conservando incluso el esplendor de días pasados.

Durante el siglo XVII, su majestuosidad y esplendor empezaron a decaer a causa de los servicios que prestó a la Corona- esos pródigos le concedieron los títulos de “Muy Noble y Leal Villa”-, la división de clases y otras calamidades como la sequía, que mermó la producción ganadera y agrícola, sumiendo a Villarrobledo en la hambruna. Las penurias continuaron en el siglo XVIII.

Un episodio muy destacado en la historia de la localidad tuvo lugar tras la muerte de Fernando VII, en las batallas encarnizadas de la Primera Guerra Carlista. Los vecinos de Villarrobledo lucharon a favor de Isabel II, por lo que, el 20 de septiembre de 1836, cerca de la villa, tuvo lugar un sangriento enfrentamiento que supuso un duro y decisivo golpe para el ejército Carlista.

Iglesia de San Blas, el emblema del cambio

Construida entre los siglos XV y XVI, la Iglesia de San Blas ha proporcionado refugio de los feligreses villarrobletanos. En ella, al estar construida en un cambio de estilo artístico, convergen gótico, renacentista y barroco en una fusión de estilos única que hizo que la declararan Monumento Histórico Artístico en 1977.  Los cimientos de la iglesia nacen de una antigua basílica, de la que aún conserva la torre.

La edificación da la bienvenida con un arco del triunfo propio que sigue el esqueleto adintelado de las líneas rectas y la nobleza romanas, en el mismo lateral en el que se aprecia las colosales líneas de una iglesia inacabada. Una visita al interior de San Blas, muestra la confluencia de los tres estilos en una alta bóveda que cubre la planta de salón del templo. La capilla mayor cobija un retablo barroco-churrigueresco encargado por el virrey Morcillo al artista Marcos de Evangelio tiempo atrás.

fachada de la Iglesia de San Blas en Villarrobledo
Fachada de la Iglesia de San Blas en Villarrobledo

Ana José Torres, técnico de Turismo, explica como San Blas no solo es un emblema del pueblo, sino un testigo de los episodios históricos más truculentos que allí tuvieron lugar. “A lo largo de su dilatada historia, la iglesia se ha visto afectada por los distintos acontecimientos acaecidos, como la ocupación francesa de 1808, un periodo en el que las tropas del ejército invasor estuvieron acantonadas durante algún tiempo en Villarrobledo- afirma Torres- Su paso por esta localidad dejó un rastro de despropósitos y saqueos”. En algunas ocasiones incluso se ha visto afectada por conflictos bélicos. Según el historiador local, Agustín Sandoval, una noche en octubre de 1934, los ocupantes provocaron un incendio en el templo que hizo desaparecer el coro y el órgano y dañó las puertas.          

Tinajas en Villarrobledo: legado de barro generacional

Uno de los mayores productores de tinajas es Villarrobledo, donde los tinajeros se dejaban la piel trabajando en piezas únicas que podían llegar a alcanzar cuatro metros de altura y que han servido durante siglos para conservar la naturalidad y la autenticidad del vino. Tierra de viñedos y tinajeros, el pueblo manchego aprovecha todo lo que el suelo puede ofrecerle, desde la vid hasta el barro.


 

La cuna del rock

La viña, aparte de ser base de la economía de Villarrobledo, inspiró hace más de 20 años a unos amantes de rock a convocar uno de los festivales más emblemáticos del panorama nacional. ¿Qué fanático de las guitarras eléctricas y las baterías no conoce el Viñarock?

Desde 1996 el Recinto ferial de la localidad acoge durante tres días muy primaverales a grandes artistas de diferentes estilos como son el rap, el reggae o el heavy metal.

El disfraz como ADN: Carnaval en Villarrobledo

Entre las fiestas más importantes del calendario de este municipio se encuentra muy señalado el día de carnaval, declarado de Interés Turístico Nacional. Los primeros documentos sobre el Carnaval en Vilarrobledo datan del siglo XIX, tras la muerte de Fernando VII. Es más, el fervor de los vecinos por el carnaval hizo que en 1873, se impusieran una serie de normas a través de ordenanzas municipales. No estaba permitido llevar armas (daba igual si formaban parte del disfraz); ni vestirse como el clero, funcionarios o ministros. Al osado que se atrevía a desafiar las reglas era multado a pagar hasta 10 pesetas.

Imagen del carnaval en Villarrobledo
Imagen del carnaval en Villarrobledo

Ya para principios del XX, Villarrobledo se había convertido en un referente del Carnaval. Por sus plazas y calles deambulaba la multitud en una animación continua. Una horda de villarrobledenses paseaban con sus máscaras y se celebraban numerosos bailes en salones famosos: el Casino Artístico y Literario, el Círculo Mercantil o el Teatro Navarro. Su fama creció y fue necesario rehabilitar lugares para estos bailes, sitios pocos frecuentes como las tinajerías.

Con la llegada del franquismo volvieron las prohibiciones con respecto a la fiesta, que durarían hasta finales de los 70. El final de la dictadura trajó de nuevo la alegría a las calles de la localidad. Durante la época de Franco, los vecinos se las “apañaban” para seguir celebrándolo.

Desde entonces, año tras año, el carnaval inunda el pueblo y raro es la persona que no se anima a sacar su alter ego en sus desfiles multitudinarios. Cualquier personaje, por extravagante que parezca, está invitado a participar en la singularidad de este carnaval.

El mayor viñedo de La Mancha

Villarrobledo es la población manchega con más de territorio municipal. Con 30.000 hectáreas de viñedo y alrededor de 48.000 de cepas de vid, según fuentes municipales, las características geográficas y climáticas de la zona han favorecido al desarrollo de la uva lo que hace de sus vinos un producto de calidad.

El viñedo en La ManchaDesde el siglo XVI y XVII los campos villrrobletanos han sido de gran importancia para su economía ya que fue en esta época cuando se comenzó a cultivar y sacar beneficios de la viña.

Varias son las bodegas que se han asentado en la zona y han creado sus propias marcas a partir de las diferentes variedades de uva que allí se cultivan. Algunas de estas marcas han sido referencia de calidad histórica desde hace décadas en la Denominación de Origen La Mancha. Hoy son capaces de llegar los mercados de los cinco continentes.

Vino y bodega: en la variedad está el gusto

Son muchas las bodegas que han decidido integrar y promocionar sus marcas dentro de la D.O La Mancha.

Un tinto joven DO La Mancha
Un tinto joven DO La Mancha

Pese a sus diferencias, las cuales hacen de cada una de ellas empresas únicas y distinguidas del sector, todas estas bodegas tienen algo en común: sus vinos son de gran calidad. Sus marcas atraen, enamoran a cualquier paladar por exigente que sea. Vale la pena degustar:

Bodega Marca representativa

 

Bodegas Ayuso Estola
Bodegas César Velasco Laminio
Bodegas Martínez Saez Viña Orce
Castillo Aresan  Tradición de Aresan
Juan Ramón Lozano Añoranza
Manvi Arbeor
Pago de la Jaraba Azagador
Vinícola de Villarrobledo Don Octavio

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here