Las 15 variedades tintas de la DO La Mancha

El vino tinto es el tipo de vino más consumido del mundo. También, el de más presencia para la elaboración de vinos con Denominación de Origen La Mancha. Con un total de 15 tipos de variedades tintas diferentes, esta comarca vitícola se convierte en el lugar idóneo para cultivar y recoger uvas de primerísima calidad, cuya variedad permite la elaboración de infinidad de tipos de vinos tintos, rosados y espumosos.

Las 15 variedades tintas que se cultivan para elaborar vinos de La Mancha

Vinos de La Mancha que 'duermen' en barricas de roble
Las cualidades de las uvas manchegas son perfectas para la elaboración de vinos jóvenes y con crianza en barrica

Son 15 las variedades que, hasta el momento, forman parte del gran viñedo manchego. Variedades que han conseguido adaptarse a sus tierras perfectamente, dando lugar a frutos de provechosas propiedades organolépticas. Entre ellas, la conocida en La Mancha como Cencibel, y en otros lugares como Tempranillo, se alza como la más cultivada y arraigada; una variedad que ha logrado dotar de una identidad propia a los vinos de La Mancha.

En este post descubrimos todas las variedades, ordenadas por orden alfabético, inmersas en la D.O. La Mancha y sus características.

Bobal

La variedad Bobal suele utilizarse para la producción de vinos rosados en algunas zonas de España, como las provincias de Cuenca, Albacete y Valencia. Sus tintos son frescos y tánicos, de mucho color; a veces, algo ásperos y de gran acidez. El aroma no es despende una gran intensidad, aunque su sabor sí se caracteriza por sus toques afrutados. Esta variedad suele destinarse a la elaboración de vinos jóvenes o con crianzas cortas; mezclándose en ocasiones con otras variedades que suavicen el sabor.

Cabernet Franc

Es una de las uvas tintas más plantadas en el mundo y, aunque no cuenta con una gran presencia en La Mancha, sí que es común su elaboración en tintos coupage. Se usa, sobre todo, para mezclarse con la Cabernet Sauvignon y la Merlot, pero también se puede vinificar sola. Produce un brillante y claro vino tinto​ que contribuye a la finura del vino y deja un aroma que recuerda a la pimienta y que sale a relucir al mezclarse con uvas más robustas.

Cabernet Sauvignon

Es una variedad tinta de procedencia francesa y reina de la viticultura internacional. En La Mancha, tiene un excelente comportamiento agronómico y enológico. No ofrece elevados rendimientos, que contribuyen a una excelente calidad. Se caracteriza por su color intenso y estable, sus poderosos taninos y viva acidez, que proporcionan vinos con gran potencial de envejecimiento. Al igual que su ‘compañera’, la Cabernet Franc, ofrece un magnífico maridaje en el coupage con otras varietales tintas.

Cencibel o Tempranillo

Tal y como hemos señalado antes, la variedad Cencibel o Tempranillo es la principal de las uvas tintas en la Denominación de Origen La Mancha; también es la de mayor prestigio por su calidad en el ámbito nacional. Su versatilidad permite elaborar vinos tintos jóvenes o con crianza, en sus versiones de monovarietal o en coupage con otras. Su producción es moderada, aunque de una altísima calidad.

Garnacha Tinta

Está presente en casi todas las regiones vitícolas españolas y cuenta con una gran implantación en La Mancha. Se dice que es originaria del Valle del Ebro (noreste de España) y su nombre podría ser un derivado de grenate, que hace referencia al color de sus vinos. Racimo medio y compacto, de color negro y forma esferoide, con uvas de piel fina, pulpa jugosa y zumo incoloro. En boca es suave, con sabor a frutos rojos y sutiles toques picantes.

Garnacha Tintorera

Es la de más reciente acogida en la D.O. La Mancha, pero con una exitosa implantación anterior. De intenso color rojo, hace que sea útil para mezclarse con el vino tinto claro. Su piel gruesa la hizo resistente a la putrefacción durante el proceso de transporte. El racimo es pequeño, de forma cónica corta. Sus bayas son de tamaño mediano y forma esférica. Tienen la pulpa coloreada, lo que sirve para dar más color al vino.

Mencía

Variedad tinta poco productiva que se asemeja a la Cabernet Franc y es muy habitual en zonas del norte de España, aunque con algo de presencia en la zona manchega. Sus racimos y uvas son de tamaño medio, con piel gruesa, zumo incoloro y sabor neutro. Da lugar a vinos jóvenes con muy buena intensidad frutal, de gran color, acidez y posibilidades de crianza. También destaca por su dulzor y riqueza en aromas, con buenas dosis alcohólicas.

Merlot

Procedente de la región francesa de Bordelesa, se ha implantado en todos los países vitícolas del mundo. Es una variedad vigorosa y tiene una buena adaptación a la zona de producción de la Denominación de Origen La Mancha, que requiere terrenos frescos. Los racimos son cilíndricos, de tamaño mediano, con uvas de color azul negruzco. La piel es espesa y la pulpa jugosa y de sabor agradable. Produce vinos muy aromáticos.

Monastrell

Tinta muy dulce y productiva de porte erguido, característica del Levante español, y que requiere temperaturas elevadas. Sus uvas son pequeñas, de un color azul negruzco y con el hollejo grueso. Suele dar lugar a vinos de color rubí intenso con tonos violetas y notable graduación en los jóvenes, que se van difuminando con el tiempo a colores más sepia y ocres, por su alto poder oxidativo. También resulta apta para la elaboración de vinos dulces.

Moravia

Variedad muy extendida en las provincias manchegas de Albacete y Cuenca, en una perfecta adaptación y productividad. Ofrece buenos rendimientos, con racimo grande y compacto, de color negro azulado de forma discoide. Su zumo es incoloro, pulpa crujiente y sabor neutro. Esta variedad produce un buen maridaje en los coupages con la variedad Garnacha, así como estupendos rosados.

Petit Verdot

Variedad tinta procedente de Burdeos y muy utilizada en el Medoc. Su porte es postrado y su rendimiento medio. Sus racimos, pequeños o medianos, producen vinos con mucha intensidad de color, ricos en taninos y maduros. Resultan muy aptos para la mezcla con vinos de otras variedades que aporten suavidad en pequeñas cantidades.

Graciano

Uva tinta de bajo rendimiento y buena resistencia las enfermedades. Sus uvas, de color negro intenso y pequeño tamaño, producen mostos de color rojo vivo, ácidos y aromáticos, pero de una oxidación rápida. Los vinos son de color rojo vivo y acidez elevada, que de jóvenes suelen ser muy tánicos, broncos y ásperos, pero que experimentan una magnífica evolución durante la crianza en madera y botella.

Malbec

Variedad tinta de origen francés, con racimo mediano, bastante suelto y de maduración tardía, que tiene uvas de tamaño pequeño-mediano  de un color negro azulado y con el hollejo muy fino. Es enormemente popular en Argentina y en España, proporciona vinos corpulentos de tanino robusto con un color intenso y acidez equilibrada. Buena intensidad frutal (guinda, ciruela y fresa), resultando agradables y persistentes en boca.

Pinot Noir

Originaria de Francia, suele utilizarse como base para el champagne blanco por su valor cítrico. Su grano es pequeño, de piel oscura violácea y muy colorante, pero pierde el color con cierta rapidez, adquiriendo los vinos un tono más anaranjado en menos tiempo que otras varietales tintas. A partir de ella se obtienen crianzas con buen cuerpo e intensidad, con aromas complejos.

Syrah

Variedad tinta originaria del Valle del Ródano, que ofrece excelentes resultados en zonas de mucho sol y altas temperaturas. Está produciendo una excelente adaptación en La Mancha. Tiene un buen comportamiento en climas cálidos, aunque en climas fríos tiene una buena adaptación, produciendo vinos algo más ligeros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here